AGRADECER ABRE PUERTAS

Entren por sus puertas con acción de gracias; vengan a sus atrios con himnos de alabanza; denle gracias, alaben su nombre. Sal. 100:4 NVI

En la versión en inglés -The Message- este mismo salmo traducido dice, Accedan con la contraseña: “Gracias”, siéntanse como en casa, hablen alabanzas. Agradézcanle y Adórenle.  Lo cual claramente nos muestra que el agradecimiento nos da acceso a toda bendición espiritual en los lugares celestes, y nos ayuda a que nos sintamos como en casa, haciendo manifiesto lo que es en el cielo, así también aquí en la tierra.

El agradecimiento dispone tu corazón para recibir en grande, pues nuestro Dios se complace en bendecirnos en grande.

El agradecimiento tiene que ser genuino y eso solamente ocurre cuando tus ojos son abiertos al hecho de que nada puedes hacer fuera de Dios, y que si no fuese por su misericordia no serías capaz de decir que todo te es posible en Él y porque le crees a Él y confías en Él.

Puede ser que te encuentres en circunstancias adversas hoy, pero, aún el levantar nuestras manos y agradecer por lo bueno que aún se sostiene en nuestras vidas, nos abre los ojos a la infinita misericordia de Dios y a su perfecta voluntad para nuestras vidas.
Hoy dale gracias a Dios porque Él es bueno y para siempre es su misericordia y prepárate para recibir las abundantes bendiciones que descienden como lluvia sobre tí.

OREMOS:
Padre Celestial, te damos gracias pues cercano está tu nombre. Gracias por el acceso hasta el trono que nos concede la sangre de Jesús, queremos tener corazones agradecidos ante tí. Abre nuestros ojos a tu misericordia para que nuestros labios proclamen alabanzas a tu nombre.
En el nombre de Jesús,
-Amén-

 

EL AGRADECIMIENTO ABRE LAS PUERTAS A LA ABUNDANCIA

1,018 Visitas, 2 Visitas hoy

Comentarios