EJERCITANDO LA FE

Recientemente me inscribí en un gimnasio.  Después de estar en tratamiento por la tiroides y engordar sin medida, el médico me autorizó ejercitarme y hacer dieta.  Debo confesarte que ha sido muy difícil ser constante, en especial al día siguiente de ejercitarme con fuerza.  De dos meses que he pagado, he ido como 10 días en total. ja, ja, ja.

Pero, el dolor de brazos y de piernas, las sudadas y el cansancio, me han hecho reflexionar en cuánto a nuestra fe.  Al igual que cualquier músculo que no se ejercita, de debilita, se puede recubrir de grasa y se vuelve tan sedentaria, que puede enfermarse y peor aún, puede llegar a morir.

Así que, hoy te pregunto. ¿Estás ejercitando tu fe?  Quizás no sabes cómo ejercitarla.  Al igual que con mis idas al gimnasio, si quiero ver resultados (ora por mi por favor) solamente se logra con disciplina, y aún cuando no tenga ganas de ir a ejercitarme, debo hacerlo si quiero un cuerpo saludable.

Debemos a veces forzarnos a orar, a leer la biblia y a practicarla.  Nuestra carne no quiere cosas espirituales, le gusta el pecado, se deleita en lo malo.  La maldad que hay dentro de nosotros no quiere ser crucificada con Cristo, así que a veces nos tocará levantarnos a orar, leer la biblia y todo lo que no necesariamente porque estemos motivados, sino por carácter.

Escuché recientemente decir a Kristy Motta, cantante cristiana guatemalteca que cuando Jesús iba a la cruz no iba motivado, pero, iba a ser obediente a su Padre por carácter.

Así que hoy te invito a que lo leído, escuchado y aprendido de la palabra, lo pongamos en práctica. Te invito a ejercitar tu fe por carácter, por desarrollar el carácter de Jesús en nosotros.

¿Te animas?

Oremos:  Padre Celestial, ayúdanos a ser disciplinadas para ejercitar nuestra fe, recuérdanos que Jesús tenía disciplina espiritual por amor a ti, queremos aprender de El, que en su humanidad, pero, en su absoluta dependencia de ti, cumplió con su propósito divino aquí en la tierra. Fortalécenos Espíritu Santo diariamente y danos hambre y sed de ti Dios para que tú puedas saciarnos.

Amén

 

676 Visitas, 1 Visitas hoy

Comentarios